MEJORAR SIEMPRE ES BUENO

02 A REFORMAS INTEGRALES
Cajoneras de medicamentos también en zona de dispensación.
Cajonera de medicamentos – Cajones técnicos con separadores

Mejoras, una oportunidad para diferenciarse

Para que tenga éxito, una farmacia debe facilitarle las cosas a sus clientes y hacer que disfrute del momento de la compra. Esto responde a un diseño estratégico del proyecto de cada farmacia y éste debe estar acorde con el espacio físico del establecimiento.

Vayamos al exterior y analicemos el escaparate: ¿es lo suficientemente atrayente? ¿Los objetos se ven desde una distancia de más de dos metros? El exterior refleja también la personalidad de la farmacia. El cuidado de la fachada y del escaparate es determinante para favorecer los deseos de entrar. Nuestra cruz o rótulo de farmacia esta actualizado?

En el interior debemos fijarnos en el recorrido de nuestros clientes y en las posibles dificultades que deben sortear. ¿Tenemos cestas de la compra diseminadas por el local para colocar productos? ¿Está bien repartido el espacio y los carteles? ¿Hemos previsto recursos con los que el cliente se entretenga mientras espera a que le atiendan (artículos de compra impulsiva, muestras, carteles )? Si tiene la sensación de esperar demasiado, su valoración de la farmacia cae en picado.

Sin embargo cuanto más tiempo permanece el cliente en la farmacia, más compra. Y es evidente que depende de lo bien que se sienta en el local y de lo que disfrute de la experiencia de compra.

Debemos proporcionarle facilidades y comodidad, además de un servicio impecable y atento, así como ponernos en su lugar para comprender mejor qué necesita. Sólo así seremos capaces de mejorar.

¿POR DÓNDE EMPIEZO?

Puede parecer algo obvio, pero la experiencia nos demuestra que no siempre lo es: lo más importante ante un cambio de diseño son las ideas. Las ideas son la base de cualquier tipo de conocimiento y de cualquier tipo de innovación. El farmacéutico debe plantearse (antes de lanzarse a cualquier reforma) qué tipo de cambio le interesa y qué quiere ganar. Después serán los profesionales quienes den forma a esas ideas, a esos sueños; sabrán captar la filosofía que el cliente sólo intuye; y darán vida al proyecto.

Las ideas son tan importantes que partimos de las letras que componen esta palabra mágica (IDEA) para hablar de los conceptos que debe contemplar cualquier proyecto de reforma:

IDentidad corporativa. No se trata sólo de idear un logo y una comunicación visual resultona; debe captarse la filosofía que el farmacéutico quiere transmitir y traducirla en lenguaje gráfico para que signifique. La comunicación visual tiene un doble objetivo, funcional y estético: guía a los clientes por el espacio mientras crea un ambiente y cuenta una historia.

Hay que pensar en una Estrategia para que la farmacia funcione mejor. Hay que crear la marca que le dará una identidad única y reconocible. La persona que entre en el local asociará esa marca a unas promesas, a una calidad de servicio, a una experiencia.

La marca es un espacio en la mente de los consumidores que hay que saber ganarse y llenar de contenido. En momentos de crisis tenemos dos opciones para incrementar las ventas: reducir el precio de los productos y entrar en la guerra de precios, o crear marca, crear fórmulas comerciales innovadoras que fidelicen al cliente. Y el mejor modo de crear marca es sacarle el máximo provecho al espacio físico de la farmacia. Los minutos que el cliente pasa en el local son nuestra mejor arma.

En ese breve espacio de tiempo tenemos que explicarles una historia que hable por y de nosotros. Y las historias se cuentan mejor cuando son coherentes: desde la distribución espacial a la disposición del producto en el mobiliario; desde la página web de la farmacia a la fachada y el logo; desde el mostrador a la comunicación visual Todo, absolutamente todo, está contando quiénes somos y cómo trabajamos. Mantener lo que llamamos la coherencia de marca es algo fundamental si queremos tener éxito.

La Arquitectura comercial permite adaptar las tendencias a las necesidades específicas de cada proyecto. Los arquitectos, interioristas y diseñadores se nutren de las corrientes más innovadoras que surgen en cualquier rincón del mundo, y las incorporan a sus propios conceptos creativos. Y lo más importante: saben adecuarlas a las ideas y sueños del farmacéutico.

Una farmacia personal

Estos tres conceptos (IDentidad corporativa, Estrategia y Arquitectura comercial) se unen sin fisuras en los buenos proyectos de reforma.

Todo está pensado para tratar de crear otra farmacia. Una farmacia que abra nuevos espacios en el mercado y se aleje de la vieja lógica de compararse con la competencia. Personalizar el proyecto, contar una historia que no cuentan las demás farmacias, es el primer paso para desmarcarse y una apuesta segura para permanecer en el recuerdo del cliente.

A fin de cuentas, en estos tiempos críticos que nos toca vivir sólo tenemos dos alternativas: deprimirnos, seguir a la multitud y no transmitir más que negatividad, o tratar de ser positivos, sonreír un poco más y arriesgarnos por el bien de nuestros clientes.

ORTOPEDIA,GRAN RENTABILIDAD EN POCO ESPACIO

Ortopedia, gran rentabilidad en poco espacio

Ampliar la cartera de servicios de la farmacia se postula como una de las soluciones para mejorar sus resultados económicos. El farmacéutico cuenta con una ventaja a su favor, su margen de beneficio y que no hay que exponerlos.

A nivel profesional existen diferentes titulaciones de post grado a nivel nacional, que permiten realizar la actividad de la ortopedia de una forma legal, pudiendo dispensar a la Seguridad Social y fabricar productos a medida. En este sentido los colegios deberían continuar con el reciclaje y la puesta al día en este campo de la formación de forma que así se podría cerrar el circulo de una formación inicial y de un reciclaje permanente. La estadística de cursos organizados por las diferentes vocalías de ortopedia es baja con respecto a otras vocalías y muy baja con respecto a las posibilidades que la ortopedia ofrece al farmacéutico.

A nivel comercial, la ortopedia en la oficina de farmacia, ofrece un campo casi ilimitado:

– El paciente encamado.

– El paciente que presenta patologías osteo-musculares.

– El que precisa ortesis para la práctica deportiva , vida laboral o vida diaria.

– El paciente con patología vascular.

– El candidato a ayudas técnicas.

– El de la tercera edad.

– El alérgico.

– El concepto preventivo de lesiones.

Casi todos ellos pasan por la farmacia; por tanto, ¿qué debe hacer el farmacéutico? Pues nada más y nada menos que ofrecer y dar a conocer el servicio de ortopedia y, sobre todo, no esperar la demanda sino generar la oferta, actitud poco habitual en el colectivo.

Aprovechar el espacio

A todo esto se le une la muy poca inversión, que precisa la ortopedia, sin duda muy inferior al stock, por ejemplo, de productos de dermofarmacia. Un problema puede ser el volumen de exposición de determinados productos de ortopedia. La tecnología informática y de imagen de que disponemos en estos momentos puede ser una solución alternativa, para facilitar la visión sin necesidad de exposición.

La venta y adaptación de productos de ortopedia gira en torno a la utilización de la consulta, con lo que al producto se le da automáticamente el sobrevalor añadido, de la actuación profesional.

Esta gestión influye directamente en el margen del que se dispone en el producto de ortopedia, que es muy superior al habitual en las farmacias.

A lo anteriormente expuesto sobre bajo stock y margen comercial, se le debe dar complemento con un producto de alta calidad y de efectividad terapéutica; la realidad es que hemos que valorar mucho este producto porque es competitivo.

Distintas posibilidades

Este tipo de productos suele encontrarse fuera de los canales farmacéuticos mayoristas, lo que obliga, en muchas ocasiones, a tener que pagar portes. Sin embargo, esta compra se verá compensada por la calidad, efectividad y competitividad de los productos ofrecidos.

Otro servicio que podemos facilitar desde la ortopedia en la oficina de farmacia es el del alquiler de artículos como sillas de ruedas, andadores, bastones ingleses, etc. Ofrece un alto nivel de rentabilidad y, además, podemos anunciarlo con un simple adhesivo.sin ocupar nada de espacio de exposición que hay en la farmacia.

Internet también es, en el campo de la ortopedia, una herramienta de trabajo imprescindible. Efectivamente, la sociedad española maneja cada vez más las nuevas tecnologías y busca información a través de la red de productos de ortopedia, de sus características, de dónde conseguirlos, etc. Además la red nos ofrece la posibilidad de la comunicación entre profesionales así como de fomentar la formación continuada.

En resumen, si el farmacéutico en su oficina de farmacia ya tiene al paciente-cliente de los productos de ortopedia, posibilidades de formación, titulación y ejercicio profesional, muy poca necesidad de stock, margen comercial elevado, actuación profesional, canales por los que obtener el producto, etc., ¿por qué la ortopedia es la gran olvidada?

Estos productos permiten abrir posibilidades que van más allá de la venta, como el alquiler de sillas, bastones o andadores.

LA DERMOCOSMÉTICA EN FARMACIA

Las claves del éxito de la dermocosmética

La dermocosmética se postula como uno de los grandes retos para la farmacia del siglo XXI ya que puede convertirse en una de sus principales fuentes de ingreso. La autora sugiere que el farmacéutico se implique con la recomendación de este tipo de productos previo conocimiento de los hábitos y costumbres de uso de cosméticos que tienen sus clientes.

El diseño y creación del espacio dermocosmético, así como la venta de cosméticos, es el gran reto de la farmacia del siglo XXI al suponer una excelente fuente de ingresos. Es imprescindible prestarle atención para que proporcione el rendimiento deseado y este artículo es una pequeña muestra donde se tratan los temas centrales relacionados con la dermocosmética: el diagnóstico estético y la recomendación de tratamientos, y las claves de la venta de cosméticos.

El cuidado de la imagen se ha convertido en una de las prioridades de nuestra sociedad. También existe una gran preocupación por la salud y el bienestar, y no se puede pretender tener una imagen atractiva si no se tiene buena salud. Un aspecto vital y saludable se consigue cuidando la dieta, la actividad física, el descanso, el estrés o los cuidados estéticos con cosmética especializada.

Y el farmacéutico es uno de los profesionales más cualificados para recomendar tratamientos cosméticos para las necesidades faciales, corporales o capilares de los clientes.

La recomendación de un tratamiento pasa por tener un profundo conocimiento de las alteraciones estéticas de la piel, el pelo, el cuerpo y de los cosméticos que se pueden recomendar. Por lo tanto, el primer paso importante antes de recomendar un tratamiento es aprender a leer la piel, realizando su análisis y diagnóstico con los medios y requerimientos más adecuados. Es la fase previa a la recomendación de cualquier tratamiento y una de las más importantes. Se realiza con métodos de diagnóstico específicos, por observación directa, por tacto o interrogatorio.

También hay que detectar las necesidades del cliente. Él es quien más sabe de su piel y es imprescindible conocer cuál es el problema que más le preocupa, para que consiga la máxima satisfacción.

Cómo recomendar

La identidad de cada piel es fruto del equilibrio entre el contenido en agua (que determina su elasticidad y confort), el contenido en lípidos (que determina su nutrición y suavidad) y el grado de sensibilidad (que determina su resistencia y tolerancia).

El conocimiento del órgano cutáneo tiene una importancia vital, pero una aplicación correcta de los cosméticos es tan importante como usar la cosmética adecuada a cada tipo de piel. Una aplicación incorrecta, un uso inadecuado o mal asesoramiento pueden transformar el mejor producto en el más ineficaz.

Para ello hay que preparar al cliente y seleccionar los métodos y equipos. Luego se pasa a la entrevista, exploración y diagnóstico que identificará su perfil cutáneo, sus necesidades estéticas y nivel adquisitivo. El último paso sería dar información y la propuesta, entregando las pautas de aplicación escritas y las de seguimiento y evaluación de resultados.

También hay que establecer un orden de actuación en torno a las alteraciones detectadas, priorizando las que más preocupan al cliente. Hay que determinar el tratamiento cosmético más adecuado, en base al tipo de piel, edad, necesidades y poder adquisitivo.

Se debe explicar detalladamente la importancia de cada uno de los cosméticos y su aplicación, haciendo hincapié en:

– La correcta higiene y exfoliación de la piel.

– La aplicación de sueros concentrados bajo las cremas de tratamiento para potenciar sus efectos.

– La necesidad de la aplicación de mascarillas semanales.

– El uso de cremas específicas para el contorno de los ojos y el cuello.

– La necesidad de realizar tratamientos de choque dos o tres veces al año para estimular la renovación celular y tratar la flacidez muscular y tisular más profundamente.

Venta eficaz

Cuando hablemos de la venta, pensaremos en satisfacer y superar las necesidades y expectativas de los clientes mediante un servicio profesional, especializado y de calidad. La estructura del proceso de la venta de dermocosmética es muy similar a la de cualquier otro que necesita consejo especializado, pero existen algunas claves que conviene poner en marcha si queremos realizar una gestión sobresaliente:

1. Establecer un primer contacto positivo. Se trata de acoger al cliente en un espacio cómodo donde se sienta bien atendido.

Si creamos este clima desde el principio tendremos una predisposición positiva hacia la entrevista, y más garantías de que todo se desarrolle y llegue a buen término.

2. Averiguar necesidades. Si queremos hacer un diagnostico brillante podemos recurrir a la técnica del Triángulo de Averiguación (ver cuadro), muy usada en venta de cosmética.

3. El arte de cómo presentar. La fórmula para saber qué decir, cómo y de qué manera es recordar la presentación con los sentidos.

Un producto se oye (porque contamos sus beneficios), se huele, se ve, se toca y, aunque no apliquemos el sentido del gusto como tal, sí recordaremos el quinto sentido, como el gusto que debemos tener para saber cómo abrirlo, cómo darlo a demostrar al cliente, con la delicadeza y armonía que requieren.

Recordemos que las funciones sensoriales son muy importantes en la determinación de la idoneidad de un producto y en la conquista de la confianza y acercamiento del cliente, que siempre debemos mantener.

‘Tiángulo de averiguación’

Aspectos a tener en cuenta para el consejo en dermocosmética.

==> QUÉ: nos da idea de lo que utiliza el cliente, marcas, tipo de producto, de categoría, etc. En cosmética es clave conocer el programa de belleza actual de una persona y cuáles son sus preferencias de texturas, colores, etc.

==> CÓMO: nos da idea de cómo usa los productos, con qué frecuencia y de qué manera. La forma de uso es parte de la eficacia de un programa de belleza y es muy importante conocerlo para corregir errores de uso o potenciar el uso de los productos.

==> DÓNDE: son preguntas en referencia a los hábitos de vida de una persona y su piel, el lugar donde trabaja, para dónde quiere usar un producto concreto, si toma el sol, etc. Se trata de adaptar lo que necesita, de personalizar un tratamiento al máximo, ajustarlo a la persona, su estilo y a su manera de vivir.

MARKETING OPERATIVO EN FARMACIA

Las herramientas para convertir el problema en una oportunidad.

La primera crisis del siglo XXI no está pasando indiferente para el sector de la oficina de farmacia. Según los datos publicados, se están produciendo unas importantes caídas de ventas en parafarmacia de entre un 6 y un 10 por ciento aproximadamente, y también hay una importante contención en la venta de medicamentos. Todo ello se debe a un conjunto de factores entre los que podemos destacar el mayor endeudamiento familiar como consecuencia de los importantes costes hipotecarios derivados de la subida de tipos y la caída del sector inmobiliario. Todo esto genera una menor disposición para el gasto a nivel familiar y una mayor tendencia hacia el ahorro por las posibles incertidumbres económicas que se avistan en el horizonte. En cambio, el concepto crisis no es algo negativo per se. Así, el carácter kan ji, que se utiliza para la palabra crisis en chino, viene a significar por un lado peligro y oportunidad al mismo tiempo. Aplicando este concepto dual oriental debemos tratar de minimizar los riesgos que dicha coyuntura nos va a presentar y aprovechar las oportunidades que, sin lugar a dudas, vamos a tener.

En la naturaleza encontramos un modelo interesante para poder aplicar en esta situación. En una comunidad tan socializada como es un hormiguero la respuesta ante situaciones de carestía es altamente indicativa. Por un lado las hormigas tratan de optimizar los recursos de los que disponen economizando en el gasto, controlando las existencias de sus almacenes de comida, pero, a la vez que realizan todo esto, envían a hormigas exploradoras a buscar nuevas fuentes de alimentos y explorar nuevos recursos.

De Boticario a ‘hormiga’

¿Cómo podemos aplicar esta sabia enseñanza en el mundo de la oficina de farmacia? Por un lado deberemos optimizar todos los procesos de la farmacia que impliquen un coste significativo para nuestra estructura y que no aporten una rentabilidad importante.

Entre estos procesos podemos encontrar los siguientes: la gestión de almacén; de horarios y equipos humanos; gestión de compras, y de proveedores y servicios.

Muchas farmacias tienen un almacén auténticamente caótico, con un alto número de productos que les caducan, productos estancados sin apenas rotación o un penoso control de los stocks. Todo ello supone un importante coste que lastra la rentabilidad de la farmacia.

Si tenemos un almacén bien definido organizado y adaptado a nuestras necesidades, aumentaremos en rentabilidad. La robotización es una buena solución para optimizar el almacén.

La gestión de horarios y equipos humanos es otro de los aspectos que merma una gestión eficaz en la farmacia. Muchas veces los equipos que forman una farmacia no están a la altura de las necesidades de la misma, ya que han sido seleccionados o creados por motivaciones distintas a la de una buena selección de personal. De esta manera nos encontramos con personal pobremente capacitado y formado, con una baja carga de motivación, que presenta costumbres en su modo de trabajo bastante alejadas de lo recomendable para la función que realizan. Esto, unido a que no hay un buen estudio de los horarios de la farmacia en cuanto a flujo de clientes y necesidades de personal, hace que los equipos se encuentren mal dimensionados: por un lado, hay tramos horarios con más personal del necesario y, en cambio, hay otras franjas en las que falta personal, con la pérdida de oportunidad que ello conlleva.

Para paliar esto debemos tener un buen proceso de selección de personal y crear procesos internos de formación y motivación para nuestros equipos. Además hay que conocer nuestras necesidades de personal en función de nuestro flujo de clientes y de los procesos internos de la farmacia, adecuándolos a un horario correcto.

La gestión de compras es otro de los aspectos internos más importantes en donde actuar en una crisis. Debemos realizar compras inteligentes teniendo en cuenta el coeficiente de rotación de los productos junto al potencial de oportunidad de los mismos. La implantación de una correcta gestión por categorías, junto a la agrupación de compras con otras farmacias, hará que optimicemos este aspecto tan importante para la rentabilidad de la botica.

Viaje del interior al exterior

Los análisis de los costes de proveedores y servicios es otro de los factores sobre los que actuar. En nuestro sector solemos encontrar un encarecimiento de costes, tanto en artículos como en servicios, por el mero hecho de ser farmacias y la presunción de que podemos pagarlos.

Todas estas acciones afectan a los procesos internos de gestión, pero ahora hablaremos de las externas. Al igual que el hormiguero envía a sus hormigas exploradoras a encontrar nuevos nichos de comida, en la farmacia debemos encaminar también nuestros recursos a buscar estas nuevas oportunidades de negocio, a optimizar nuestras ventas y crear un espacio más competitivo en las farmacias. Así podemos actuar sobre la venta activa, los nuevos mercados y las otras áreas de negocio.

Hay que enfocar nuestras acciones de venta a nuevos mercados.

Los sectores a los que menos afectará la crisis siempre son los de la tercera edad y la gente joven, que no tienen hipoteca, por lo que hay que desarrollar acciones comerciales específicas a estos segmentos, buscando soluciones a sus principales necesidades de salud. Y también hay que buscar nuevas áreas de negocio como la venta a través de internet de productos de parafarmacia, la implantación de servicios que generen rentabilidad e invertir en nuevas tecnologías encaminadas a rentabilizar los procesos de venta como puede ser: comunicación digital, intranet, e-learning o e-comerce.

Aprender a vender

La venta activa es algo que apenas ocurre en la farmacia. Los farmacéuticos estamos acostumbrados a que nos compren, no a vender.

Los clientes entran en la oficina de farmacia ya con un pensamiento de compra de producto o con las recetas que les ha hecho el médico, con lo que no se suele vender nada, sino simplemente se atiende una compra previamente realizada. Esto supone una pérdida de coste de oportunidad comercial muy importante. Para paliar esta carencia debemos entrenar al equipo comercial de la farmacia en técnicas de venta. Y disponer de herramientas que nos permitan la formación de una manera versátil y útil como un sistema de e-learning, tener una intranet donde comunicar y planificar, seguir y corregir todas nuestras campañas comerciales.

Para poder realizar la venta activa, hace falta disponer de un entrenamiento por parte del equipo y una planificación estratégica por parte de la dirección. Estas acciones irían dentro de la programación de campañas en la oficina de farmacia. También se vuelve necesaria una protocolización de las posibles ventas cruzadas dentro de la venta activa.

La formación del equipo es un elemento fundamental porque, en este caso, el farmacéutico y su equipo se convierten en prescriptores del producto de parafarmacia sobre el que va a realizar la venta activa. La formación se puede y debe realizar mediante colaboración de los propios proveedores de productos de parafarmacia siendo una herramienta fundamental el uso de un sistema de e-learning, el cual sirva de soporte para todo el plan de formación de la farmacia. Esto, unido a un entrenamiento mediante rolls-play con el equipo, facultará a la botica para ser un autentico prescriptor de productos de parafarmacia.

Desde Hacemosfarmacia te proponemos utilices estas herramientas para estar a la altura de la situación actual.

RENTABILIDAD EN EL LINEAL

Merchandising: calcular la rentabilidad en el lineal.

El espacio disponible para la venta en una farmacia es un bien escaso.
Todos los esfuerzos deben encaminarse hacia su optimización, ubicando el máximo de referencias adecuadas a las necesidades de los consumidores, y rentabilizando ese espacio al máximo.
 De esta manera se consigue aumentar el beneficio y mejorar el servicio, los dos objetivos esenciales del merchandising en el punto de venta.
 
 En este artículo hablaremos sobre cómo calcular la rentabilidad de los productos expuestos y más concretamente de las 2 fórmulas básicas que se aplican habitualmente.
 
Estas fórmulas nos permiten adecuar el surtido al espacio disponible y nos dan una visión cuantitativa del estado de las familias o categorías de productos.
 No es el único elemento a tener en cuenta, ya que los criterios cualitativos – imagen, cobertura, número de referencias etc.- complementan el análisis de un surtido y el espacio reservado en el lineal.
 

 Índice de beneficio bruto Con este cálculo conocemos si el espacio dedicado a cada producto es el que se merece en función de su beneficio bruto. Para ello es necesario saber el beneficio bruto por producto (precio de venta sin IVA – precio de compra sin IVA y todo ello, multiplicado por las cantidades vendidas en el periodo) y el espacio del lineal dedicado.

 
 Cuando hablamos de segmento nos referimos a la categoría o familia, sección o tienda. Es decir aquello con lo que queramos comparar: el índice del producto en su categoría o en toda la tienda.
 

 Veamos la fórmula: IBB = (BBproducto / BBsegmento) / (lineal producto /lineal segmento) El resultado es una cifra cercana al 1: en el caso que sea inferior (0,6 por ejemplo) tendríamos un espacio excesivo para esa referencia. Si es superior (1,3 por ejemplo) deberemos pensar en asignar más espacio a ese producto, lo que significa quitarle a otro.

 
Índice de optimización del espacio por ventas Es muy parecido al anterior.
 

 Se substituye el concepto beneficio bruto por ventas. La fórmula sería: IOP = (Ventas unitarias / Ventas totales segmento) / (lineal producto / lineal segmento) El tratamiento del resultado es similar al IBB: cuanto más se acerca al valor 1, mejor optimizado está ese producto en el lineal. Lo interesante es siempre disponer de los dos índices para tomar la decisión más apropiada.

 Resulta evidente que no es lo mismo vender más, que ganar más con cada venta. Por eso analizar con cierta frecuencia estos índices resulta imprescindible. Si vemos que un producto necesita más espacio para asegurar su productividad, podremos actuar rápidamente. Y al contrario: detectaremos a tiempo aquellos productos que “ocupan” el espacio sin generar el beneficio esperado. No es recomendable utilizar asiladamente estos índices. Como dije al principio hay otros elementos que también determinan el espacio óptimo de cada artículo en el lineal.
 
 Yo destacaría lo sencillo de su uso: datos al alcance y fórmulas fáciles de aplicar.  el aumento de la rentabilidad está garantizado. Probadlo.

NUTRICIÓN UN SERVICIO EN ALZA EN FARMACIA

Nutrición, un valor sanitario más en la botica

El servicio de alimentación en las farmacias puede ser un elemento de fidelizacion del cliente y, además, reforzar el papel de sanitario de la farmacia. La fórmula que propone el autor es contar con una consulta, regenta da por un experto en nutrición, dedicada a prestar información sanitaria al paciente.

 

UN SERVICIO DE VALOR AÑADIDO EN LA FARMACIA.

Asesoramiento dietético, campo que dispone de un enorme mercado. Según las encuestas, un 40 por ciento de la población padece sobrepeso. Además el 90 por ciento de los que realizan algún régimen acude a alguno de los numerosos centros especializados en dietética y nutrición que han proliferado en los últimos años.

Todo personalizado

Por ello hay que iniciar un proyecto para comenzar a prestar este servicio en la farmacia. Desde el principio, hay que contar con un equipo humano cualificado y de dedicación plena. Así, hoy en día disponemos de distintos laboratorios que nos proporcionan  un equipo de dietistas que se responsabilizan de protocolizar el servicio y ponerlo en marcha.

La ventaja competitiva del servicio de dietista  respecto al que prestan las cadenas de dietética radica en que el servicio se basa en el consejo profesional y en la realización de una dieta absolutamente personalizada y no en la venta de complementos dietéticos. Estos productos dietéticos, que por supuesto se venden en nuestras farmacias, se ofrecen sólo a aquellas personas a quienes les puedan ayudar como saciantes o complementos alimenticios. Pero en ningún caso viene a sustituir lo que es la filosofía del servicio y que es LA EDUCACIÓN NUTRICIONAL

Más con menos coste.

El éxito de esta experiencia esta basadas en unos principios muy básicos:

– Definir servicios de valor añadido que ayuden a una mejor identificación de nuestras farmacias como centros de salud y bienestar.

– Aprovechamiento de nuestra imagen de farmacia, de forma que garantizamos que el servicio resulta de máxima confianza

Estos nuevos servicios contribuyen a cambiar la forma de ver  de nuestros clientes sobre nuestra farmamacia, aumentando el grado de satisfacción de los mismos.

Guía de actuación

Protocolo de atención al paciente

Primera cita. Entrevista personal

– Recogida de datos personales y antecedentes familiares.

– Toma de medidas antropométricas y analítica básica.

– Historia dietética, cuestionario de frecuencia de consumo de alimentos y de recuerdo de 24 horas.

– Entrega al paciente de un documento con Consejos Saludables hasta la segunda cita.

Segunda cita. Entrega del informe personal

– El informe refleja el estado nutricional del paciente.

– Se establecen unos objetivos de hábitos saludables y de normopeso.

– Se presenta una estrategia para alcanzar los objetivos anteriores mediante una dieta personalizada y revisiones quincenales.

HEDOMFARMA SIEMPRE A TU LADO

05 HEDOMFARMA PORTADA

NUESTRO TRABAJO TU ÉXITO

Años de experiencia nos dice que el éxito se consigue con pequeños pasos y viviendo una vida conforme a tus valores .
Vídeo presentación 2019 Hedomfarma.com